26 de diciembre de 2014

NO LOS HUMANICEIS

Desde mi silla observo...

Afuera sobre la pared puedo ver las idas y venidas de parte de ¿mi tribu?. 
Nada es mio, nada me pertenece, pero de momento unidos formamos un equipo interesante.

La soledad aquí no existe, a lo máximo que puedo aspirar es al acceso a mis propias ausencias. 

Suelo recibir múltiples visitas, algunas de ellas mas que visitas forman parte de mi día a día, otras por mil motivos esencialmente la grata compañía vienen con la frecuencia necesaria como para sentirlos también ya parte esencial.
Algunas suelen ser mas esporádicas, casuales, acompañantes.... Cuando esto ocurre no puedo evitar tensarme y advertir "Esta casa es compartida con perros y gatos".

Una de estas visitas el otro día finalmente no pudo evitar pedirme permiso para fotografiar a parte de mi tribu, le parecía increíble lo que veía, quizás un día los vea en redes sociales formando parte de estos famosos vídeos de animales.

Si llegan visitas naturalmente ellos tienen que saludar, inevitables unos minutos de descontrol, rápidamente cada uno vuelve a lo suyo, porque cada uno es como es, tiene un espacio, gustos, costumbres.... me encanta observarlos.

Blanc come pera en el desayuno, ahora Dolça también lo hace, el ha añadido una galleta. 

Después están los de aquí y los de allí, en absoluto divididos pero tienen casa y lugar fuera, algunos lo prefieren, entonces a pesar de que me paso el día abriendo y cerrando puertas ellos deciden, Thor y Mora prefieren fuera al igual que la mayoría de mininos, sin embargo a media tarde les encanta pasar un rato dentro al igual que los de dentro desean salir por las mañanas.

Acostarme en el sofá significa que un mínimo de 4 gatos, (no siempre los mismos van variando) se coloquen sobre mi, Dolça a mis pies, Blanc en mi cabeza, desde su butaca, cualquier movimiento significa molestar a todos, intentamos movernos conjuntamente pero no suele funcionar jajaja.

Es básico, se trata de adaptación holistica, en absoluto convertirles en algo que no son, sin reprimir en exceso su instinto natural, a pesar de que en el espacio geográfico que nos ha tocado vivir la coherencia con la naturaleza sea algo practicamente imposible.

No puedo evitar sentir autentico pánico ante un mundo donde los animales domésticos se humanicen en exceso, pierdan su instinto.... aun mas. 
Estarán condenados a nuestra propia existencia tan complicada ya. 

Aquí ni ellos son dioses, ni los humanos diablos, en esta tribu asumimos que en todos lados cuecen habas. Que en ambos bandos tenemos mejores y peores, que lo de buenos y malos no existe y que para una grata convivencia lo mas positivo es aceptarnos, incluso con los que no nos caen demasiado bien. 
Ropit y Pelut, Lola y Blanc, Nuka y Mora.... No se llevan de lo mejor, pero en casa se respetan al máximo, intentan no coincidir, quizás se gruñan si lo hacen, pero saben que para convivir sin problemas hay que soportarse y lo hacen. 

Ellos me han enseñado la convivencia, la falta de temores y el valor. Rogaría que dejaran de convertirles en humanos, débiles, incoherentes, antinaturales, dependientes y temerosos.

Pero creo que es imposible, aquellos que tanto presumen de .... siguen creyéndose superiores y quieren seguir mutando la naturaleza.


Hablo con ellos, con cada uno. No me importa que no lo entendáis, lo hago. Tienen su carácter, casi siempre me sorprenden. Estos días que mi Nuquita esta mal, ni quiero ni puedo pensar todavía en esta promesa que nos hicimos de irnos juntas. A veces me parece mas cruel insistir en mantener una vida que aceptar que somos depredadores naturales. En este caso soy cruel al insistir que Nuka siga con vida, desde el egoísmo que yo no tengo los derechos a morir dignamente que ella si tiene.


Con ellos también es mas fácil hablar de ello, de lo mas natural y menos aceptado, la muerte. Ellos la temen lo justo, admiten que quizás algunos mas por las sensaciones que les han inculcado sobre la misma. 
Ellos se limitan a luchar por una supervivencia digna, aceptan el fin de la existencia sin temor.
Es lamentable que les manipulemos como hicieron con nosotros para convertirnos en lo que somos, cada día mas antinaturales.

Yo ya sabéis, con prisa por largarme de aquí antes que lo consigan. 

Os quiero