19 de noviembre de 2014

LA OTRA TRIBU... Marion Seitz

Los vericuetos para llegar hasta allí son tantos, nunca aprenderé el camino, me dejare llevar.

Aparece una barrera, camuflada entre la hiedra, la malla protectora e intimista que deja aparecer cabecitas de cachorros ansiosos. Allí están, la hermosa manada de mastines acompañados de Diego, el Border collie que camuflado en su pequeño tamaño comparativo, se convierte en grande.

La primera vez que se cruza esta puerta es inquietante, no son uno, ni dos... acercarse a la manada por primera vez es todo un descubrimiento, del valor propio al enfrentarse a la aceptación de los gigantes.

Según Marión jamas habían aceptado de forma tan total a nadie, a pesar de ello para mi es todo lo contrario, es la primera vez que un animal no me acepta, Mister Pid sigue presa del terror a la raza humana, es comprensible, quizás algún día entienda que guardo diferencias con esta raza que tanto teme.

Un lugar donde una manada acepta como integrante a un humano, Marión, esporádicamente también me acepta a mi, cediendo sus sofás, su terreno, su espacio para convivir en armonía. Alli pueden ser lo que son, perros, disfrutar de su especie como tal, sin mas humanización que compartir espacio con humanos dispuestos a la convivencia.

Maravilloso el lavado automático, Maya espera paciente a que abra los ojos, despierte, entonces ella me lavara la cara con presteza e ilusión, laemetazos intensos que no dejan legañas, avisara al resto que vendrán a dar los buenos días felices. Ginger preparada para tomar de nuevo posesión de su sofá junto Carlota ya no caben mas, es lo que tiene ser mastín.

Spitz se prepara para el baile, suena la música, la melodía, el salta feliz para bailar con su compañera humana y la simpática invitada que les acompaña. La simpatía no me la regalo yo, me la regala ellos que me acompañan por la finca, muestran cediendo su espacio, saltan felices, jugamos, compartimos, derrochando simpatía mutua.

No todos podrían, ni deben vivir así, sin embargo es tan difícil lograrlo para los que nos atrevemos.

Fue necesario afrontar la realidad, sin apoyo nos veremos abocadas a renunciar. La renuncia es terrible ¿Les mandamos de vuelta a SR o NP? uniendo las tribus serian.... Brutal !!!!

Nos hemos dado dos semanas para intentarlo, pero ya sabemos la inutilidad, salvar animales es un nuevo juego social, mantenerlos salvados aburrido.

Un caballo, dos burros, doce ocas, cuatro corderos, dos cerdos, 27 perros doce de ellos mastines, 24 gatos, 3 conejos.... Y un papagayo. 

Esto es lo que significan las tribus unidas de Gustavo, Marión y yo misma. 

¿Les abandonamos para que puedan seguir jugando a salvar?

Uniendo nuestros ingresos sumamos casi 500 euros mensuales !!!! Mantenerles en buen estado físico y psíquico representan 24 horas al día siete días a la semana. Cada descanso o esparcimiento solo significa trabajar doble después.

Compensa estos momentos a la luz de las velas donde rodeada de paz y amigos descansas. Orgullosa de la Tribu.

Maravillosa la Tribu de Marión, luchare para que siga así.